+34 657 87 77 39 Lunes a Viernes 10 a 14 y 17 a 20

¿Puedo despedir a mi jefe?

Publicado en: Empresas Started by

¿Puedo despedir a mi jefe?

Si has venido a este artículo en busca de la estricta y literal respuesta a la pregunta que lo titula, te lo pondremos fácil: no, no puedes despedir a tu jefe. No obstante, como bien sabes, viceversa siempre es una posibilidad. Especialmente en un ambiente en el que sientas tu puesto amenazado por fricciones con tu superior, esa persona que, a pesar de tus mejores esfuerzos, no deja de menospreciarte en público y en privado.

CapturaNo obstante, la magia de la metáfora nos permite retorcer un poco el título del artículo y contarte algo que, no solo está dentro de lo posible, sino que puede ayudarte en tu día a día actual y en tus futuras aventuras profesionales. Empecemos por lo básico: ¿qué hace un jefe cuando no le gusta cómo trabaja un empleado? Lo sustituye por uno mejor.

¿Qué debes hacer, por tanto, cuando no te gusta cómo trabaja tu jefe? Exacto: sustituirlo por uno mejor.

Y es que despedir a un jefe es más una fantasía cuasi-revolucionaria, casi soviética, en su sentido más literal. Sin embargo, enfocar dejar un trabajo en el que no te sientes bien liderado ni motivado por uno en el que sí lo sientas es mucho más positivo que verlo como un movimiento negativo, necesario para tu salud mental y tu desarrollo profesional. Veamos cómo hacerlo…

Utiliza los siguientes consejos para evaluar tu situación, desarrollar un plan de acción y mejorar tu vida profesional

¿Es tu jefe, o eres tú?

Esta es la primera pregunta que debes plantearte. No es infrecuente sentirse alienado ante un jefe exigente, especialmente con la actitud incorrecta. A pesar de ello, debes ser honesto contigo mismo y reflexionar: ¿es tu jefe injusto, o simplemente su ritmo y estilo de liderazgo no te motivan?

La respuesta puede no gustarte, pero ser sincero contigo mismo puede serte muy útil a la larga. Aprovecha para examinar tus puntos fuertes y débiles. Quizás no seas organizado, no sepas aceptar las figuras de autoridad o no trabajes bien en equipo. Si eres capaz de reconocer estos errores en tu día a día profesional también eres capaz de solventarlos, evitando así perder oportunidades de trabajar con personas capaces.

No: definitivamente es mi jefe

CapturaEstá bien: quizás tu jefe no sepa aprovechar tus fortalezas, no reconozca tus logros o simplemente no sea una persona que te aporte lo que necesitas. No es nada extraño: un jefe no siempre es un líder. No obstante, a veces puede ser más fácil ver estas carencias desde abajo que desde arriba. Ya sea por falta de autocrítica en los jefes de mayor nivel o por cierta miopía por parte de la dirección en los jefes de menor rango, muchos creerán que el problema reside en los trabajadores en lugar de los superiores.

El primer paso que debes dar es asentar tu posición: desde este momento, acabas de despedir a tu jefe, solo que aún no lo sabe, y estás buscando a uno que ocupe el puesto y se merezca un trabajador con tus capacidades. Es hora de renovar el currículum y comenzar a escribir cartas personalizadas a empresas de tu interés en tu campo.

No cometas el error de marcharte: el mercado laboral puede estar desierto y despedirte por poco más que orgullo es muy poco inteligente. No obstante, es importante que adoptes una nueva actitud en tu trabajo actual. Tus acciones pueden pasar por hablar con otros jefes análogos o superiores para comentar de forma razonada y honesta tu problema con el jefe en cuestión, sin llegar al cotilleo y el chivateo. Habla de tu potencial desaprovechado más que de su forma de no aprovecharlo. No has venido a mejorar a tu jefe, sino tu carrera, aunque puede ser que su actitud mejore a raíz de tus palabras. Asimismo, es posible que coincidan contigo y puedas solucionar el problema antes de empezar trasladándote a otro equipo o departamento.

Es hora de marchar

¿No encuentras apoyo y tu jefe no mejora? Es hora de ir a pastos más verdes. Te mereces un líder que sepa exprimir tus capacidades y sacar lo mejor de ti. Poco a poco, enfocando correctamente tus solicitudes y saltando a las ofertas laborales correctas, conseguirás entrevistas en las cuales deberás poner en práctica algo que no hiciste en tu trabajo anterior: entrevistar a tu jefe.

Si te gusta lo que te cuentan y crees que tu futuro profesional puede residir en una empresa, insiste si es posible en conocer personaCapturalmente a tu jefe inmediato o al menos habla extensamente con el entrevistador sobre el estilo de liderazgo de este y de la empresa en general. Así puedes evitar posibles fricciones futuras que te parezcan obvias.

La clase de jefe que debes buscar es un Multiplicador. Según Wiseman, un Multiplicador es capaz de sacar lo mejor de su equipo a través de 5 técnicas:

  1. Atraer y optimizar el talento.
  2. Exigir la mejor mentalidad.
  3. Plantear retos.
  4. Debatir las decisiones.
  5. Buscar responsabilidad

 

¿Tienes claro qué buscar en tu futuro jefe? ¡Seguro que sí! Toma la decisión y… ¡Suerte!

 

– Créditos foto 1: https://bit.ly/2OCFjZr Foto de Negocios creado por peoplecreations

– Créditos foto 2: https://bit.ly/2OAQz7U Foto de Negocios creado por freepik

– Créditos foto 3: https://bit.ly/2OrmDee Foto de Calendario creado por rawpixel.com

Deja un Comentario